¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Notas católicas

 

 El día en que Santa Teresa de Ávila venció al demonio con el poder del agua bendita

Santa Teresa de Ávila es una religiosa, mística y Doctora de la Iglesia del siglo XVI, que en sus memorias relató cómo, tras una larga experiencia, aprendió “que no hay nada como el agua bendita para hacer huir a los demonios y evitar que regresen”.

Lo que no es tan conocido son las experiencias que la llevaron a esa conclusión, que ella describe en su autobiografía, el “Libro de la vida”.

“Estaba una vez en un oratorio, y se me apareció hacia el lado izquierdo, una abominable figura; le miré especialmente la boca, porque me habló, y la tenía espantosa. Parecía que le salía una gran llama del cuerpo, que estaba toda clara, sin sombra. Me dijo espantosamente que bien me había librado de sus manos, mas que él me tornaría a ellas”, reveló Santa Teresa al inicio del Capítulo 31 de su obra.

Luego, asustada, trató de espantarlo con el signo de la Cruz. El demonio la abandonó, pero pronto regresó. Esto sucedió varias veces, hasta que notó que tenía agua bendita cerca: “Dos veces me sucedió esto. Yo no sabía qué hacer. Tenía allí agua bendita y lo eché a aquella parte, y nunca más retornó”.

En otro momento, Santa Teresa escribió que el demonio estuvo cinco horas atormentándola “con tan terribles dolores y desasosiego interior y exterior, que no sabía si podía soportar más. Las que estaban conmigo estaban espantadas y no sabían qué hacer ni yo cómo valerme”.

La santa admitió que solo encontró alivio después de pedir agua bendita y arrojarla al lugar donde vio a un demonio cerca. Es en la explicación de este hecho que se da a conocer su cita más famosa.

“Tras muchas ocasiones, tengo la experiencia de que no hay nada como el agua bendita para hacer huir a los demonios y evitar que regresen. De la cruz también huyen, mas vuelven. Debe ser grande la virtud del agua bendita”, señaló.

Más tarde, aseguró que conoció la consolación del alma luego de tomar el agua, que le generó “como un deleite interior” que la confortaba.

“Esto no es un antojo, ni cosa que me ha acaecido sola una vez, sino muchas, y he mirado con gran advertencia. Digamos, es como si uno tuviese mucho calor y sed, y luego bebiese un jarro de agua fría, y sintiera un gran alivio. Considero que es una gran cosa todo lo que está ordenado por la Iglesia, y me conforta mucho ver que tengan tanta fuerza aquellas palabras, que así se pongan en el agua, para que sea tan grande la diferencia con lo que no es bendito”, continuó.

Santa Teresa de Ávila cuenta muchas otras historias sobre el poder del agua bendita en el resto del capítulo.

Puede leerlas AQUÍ.
Redacción ACI Prensa


Papa Francisco: Difundamos el perfume de una vida santa inspirada en el Evangelio

En una nueva catequesis sobre el Sacramento de la Confirmación en la Audiencia General, el Papa Francisco exhortó a la evangelización a través de la sencillez del Evangelio.

“Nunca terminaremos de cumplir el mandato y difundir por todo el mundo el buen perfume de una vida santa, inspirada en la fascinante sencillez del Evangelio”, reveló durante la Audiencia.

En esta ocasión se centró en “los efectos que el don del Espíritu Santo hace madurar en los que reciben la Confirmación, llevándoles a ser, a su vez, un don para los demás”.

“Es característico del Espíritu descentrarnos de nuestro ‘yo’ para abrirnos al ‘nosotros’ de la comunidad cristiana, como también al bien de la sociedad en la que vivimos”.

Francisco invitó a “pensar en la Iglesia” como “en un organismo vivo, compuesto de personas que conocemos y con las que caminamos, y no como en una realidad abstracta y alejada”.

“La Confirmación vincula a la Iglesia universal, dispersa en toda la tierra, alcanzando activamente a los confirmandos en la vida de la Iglesia particular a la que pertenecen, con el Obispo a la cabeza, que es el sucesor de los Apóstoles”. El Papa explicó que por eso “el Obispo es el ministro originario de la Confirmación”.

Sobre el signo de la paz, manifestó que “compromete a los confirmandos a trabajar para tejer la comunión dentro y fuera de la Iglesia, con entusiasmo y sin dejarse paralizar por resistencias”.

“Recibir la paz compromete a trabajar para mejorar la concordia en la parroquia, favoreciendo la relación con los otros, incluyendo y no descartando o marginando”, añadió.

Pero también “cooperar con quien es distinto a nosotros, conscientes de que la comunidad cristiana se edifica mediante riquezas diferentes y complementarias”.

Francisco exclamó entonces que “el Espíritu es creativo y repetitivo” y “sus dones suscitan sinfonía y no monotonía”.

“La Confirmación se recibe una sola vez, pero el dinamismo espiritual suscitado de la santa unción es perseverante en el tiempo”, dijo también.

Por último, remarcó que “ninguno recibe la Confirmación solo para sí mismo, sino para cooperar en el crecimiento espiritual de los otros, abriéndose y saliendo de nosotros mismos para encontrar a los hermanos podemos de verdad crecer y no solo eludirnos de hacerlo”.

You have no rights to post comments