¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Pastoral vocacional

JOVEN (16 - 30 )


TE INVITAMOS AL "SEGUNDO ENCUENTRO VOCACIONAL" 

 jueves 28 de MARZO, hora 7 - 9 p.m.

TE ESPERAMOS ...

PRONUNCIO MI NOMBRE

CORO MARIA DE NAZARETH

 

PARROQUIA

 

DE SAN JOSÉ SALTILLO

 

 “Tómate un tiempito todo para ti”

JESÚS PRONUNCIÓ TU NOMBRE Y… TE INVITÓ A SEGUIRLE

 

TE ESPERAMOS    


JOVEN (16 - 30 )

TE INVITAMOS AL "PRIMER ENCUENTRO VOCACIONAL"

 jueves 28 de febrero, hora 7 - 9 p.m.

TE ESPERAMOS ...

Hoy puedes recibir la llamada

del Jefe mas influyente del mundo.

Hoy puede ser un día especial para ti,

puedes recibir una llamada.

Quizá no la esperas,


pero puede cambiar tu vida y la de millones de personas.

La llamada del Jefe más influyente del mundo.

Si te llama:

responde a la llamada!

 


Papa Francisco, con el sínodo de los Obispos sobre ”jóvenes, fe y discernimiento vocacional” del mes de octubre de 2018 y con la reciente Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, envió un mensaje muy fuerte a toda la iglesia: hay que creer en los jóvenes y a los jóvenes hay que hacerles grandes propuestas con el fin de hacerles encontrar el camino de la felicidad y del amor verdadero.

En Panamá, en sus distintas exhortaciones y homilías que giraron alrededor del “si” de María, insistió mucho acerca de la disponibilidad al proyecto de Dios sobre cada uno y no tener miedo de responderle con prontitud y generosidad para que se haga la voluntad de Dios en cada uno de ellos, aunque no siempre, como María, no la entendemos plenamente. Pero es allí, donde se encuentra la verdadera felicidad.

Estos jóvenes, “tocados” por la gracia de Dios a través de las palabras del Papa y de la experiencia extraordinaria de una iglesia viva, joven y acogedora, han vuelto con entusiasmo y con el deseo de ponerse al servicio de los demás dentro de una comunidad comprometida con Jesús en la realización del Reino.

A la luz del sínodo sobre los jóvenes y de la Jornada Mundial dela Juventud, proponemos a todos los jóvenes (hombres y mujeres), de 15 años en adelante, de nuestra parroquia y de todos los que quieran, un itinerario para que cada uno/a encuentre su lugar dentro de iglesia y de la sociedad según la voluntad de Dios. Lo llamamos “CAMINO DE DISCERNIMIENTO VOCACIONAL”.

Se trata de un encuentro mensual, máximo dos horas, que tendrá dos momentos: el primero será de oración (en el Oratorio); el segundo será de reflexión según un tema pre-establecido. Serán presentadas todas las posibilidades de servicios que la iglesia ofrece a todo cristiano.

 

Estos encuentros se harán el último jueves de cada mes de 7 a 9 p.m.

 

TEMAS DE REFLEXION:

Febrero 28: LA VOCACIÓN HUMANA: SER PERSONA

Marzo 28: LA VOCACIÓN CRISTIANA

Abril 25: LA VOCACIÓN EN LA BÍBLIA

MAYO 30: LA VOCACIÓN DE MARÍA

Junio 27: LAS DIVERSAS VOCACIONES (Servicios) ENLAIGLESIA

Julio 25: LA VOCACIÓN LAICAL

Agosto 29:LA VOCACIÓN AL MATRIMONIO

Septiembre 26: LA VOCACIÓN AL SACERDOCIO

Octubre 31: LA VOCACI´ÓN A LA VIDA RELIGIOSA

Noviembre 28: LA VOCACIÓN MISIONERA

 

" Apúntense, jóvenes! Los esperamos para empezar juntos esta aventura tras del más grande y influyente “JEFE” del mundo. 

Déjense enamorar por Jesús y sírvanlo allá donde Él os llame."

 


 

 

El tercer jueves de cada mes te invitamos a participar

en la oración por las 
vocaciones

de 7 a 8 de la noche en el oratorio


 

Esta semana estamos realizando la “SEMANA VOCACIONAL” a favor de los Misioneros de la Consolata. Además de orar por todas las vocaciones, tratamos de sensibilizar la comunidad acerca de la vocación misionera por medio de testimonios y haciendo conocer el trabajo de los misioneros de la Consolata en Colombia y en el mundo.

En particular los invitamos:

  • ROSARIO MISIONERO: jueves 30 de agosto a las 5,15 p.m
  • HORA SANTA: viernes de 5 a 6 p.m.

¿LAS VOCACIONES SON UN PROBLEMA?

Hoy se habla mucho de crisis vocacional en la iglesia, y con toda razón. En los seminarios diocesanos disminuye el número de seminaristas, y aún más en los de los religiosos. Muy poquitas son las jóvenes que se enamoran de la vida consagrada en las comunidades femeninas.

Papa Francisco en cierta ocasión, refiriéndose al tema, dijo: “Es una realidad, pero hay que buscarlas, porque el Señor continúa llamando hoy como ayer”.

Yo sé que muchos jóvenes alguna vez han pensado consagrarse al Señor, pero es como la semilla caída entre zarzas, de que habla Jesús en el Evangelio. No tiene raíces.


Yo personalmente prefiero hablar de crisis de nuestras comunidades cristianas. Hay una resistencia al cambio de mentalidad y de asumir un compromiso dentro de la iglesia. Casi la totalidad de nuestra gente se limita a lo mínimo: un poco de oración tradicional, la misa, pero sin ningún compromiso.

La iglesia “continúa siendo” del Obispo y de los curas. Más bien muchas veces parece que la fe sea algo postizo, que no incide en nada en la vida personal.

Ciertamente en un ambiente tan superficial y de poca fe, no pueden florecer vocaciones de consagración especial.

Nuestra parroquia está promoviendo un equipo de pastoral vocacional para animar, promover y orar por todas las vocaciones: laicales, ministeriales, sacerdotales, religiosas y misioneras.


Una verdadera pastoral vocacional parroquial debe poder crear una “cultura vocacional” en toda la comunidad, es decir debe volverse como el DNA de toda la comunidad.

Cuando hablamos de cultura todos sabemos que se trata de un conjunto de elementos que caracterizan a un pueblo o a un grupo social. Son conocimientos, tradiciones, leyes, hábitos, habilidades, que se transmiten en el tiempo.

Hablando de cultura vocacional quiero decir que la vocación no es solo una cuestión privada, de la persona que, sintiendo un llamado especial, trata de darle respuesta, sino que toda la comunidad cristiana debe vivir de una forma tal que favorezca el llamado y facilite la respuesta.    

Toda comunidad, todo grupo, para poder subsistir como tal, necesita de guías, de líderes, que la animen, la orienten, la estimulen, le propongan metas para alcanzar, que le infundan esperanza para que no desista de luchar en los momentos difíciles.

Hablando de “cultura vocacional” no podemos no hablar de servicio, de esta dimensión fundamental de la vida cristiana, según el estilo de Jesús, es decir de un servicio desinteresado, capaz hasta de dar la vida por amor. Toda vocación se va formando y desarrollando en un contexto de un amor servicial. Podríamos decir que el servicio es como el “humus” para que una vocación, cualquiera que sea, pueda nacer y madurar.

De hecho:

-El matrimonio cristiano es un servicio a la vida: Solo los esposos que son capaces de respetarse, amarse y servirse recíprocamente entenderán la grandeza y la belleza de este sacramento y recibirán a los hijos como un verdadero don de Dios.

-La vocación de un sacerdote es un servicio a la comunidad, que necesita crecer en el amor a Dios y al próximo, por medio de la Palabra y de la celebración eucarística y de los sacramentos.

-La vocación a la vida consagrada es un servicio al reino de Dios de quien cree que es posible su realización en un mundo egoísta, materialista y dividido.

-La vocación misionera está al servicio de la evangelización y al derecho que todos tienen de conocer el plan de salvación de Dios.

Servir es amar, servir es donarse, servir es entregarse hasta las últimas consecuencias, al estilo de Jesús, quien “no vino para ser servido, sino para servir y dar la vida en rescate para muchos” (Mt. 20, 28).

 


El Concilio Vaticano II ha invitado a la iglesia en general y a todas las comunidades cristianas a renovarse pastoralmente, a dejar una pastoral de conservación para abrirse a una pastoral misionera.

En otras palabras, tener más preocupación por los que están afuera que de los que están dentro. El Papa Francisco insta constantemente a la iglesia “a salir”.


La imagen de esta nueva iglesia es la del Buen Pastor que deja las 99 ovejas en el redil para ir en busca de la descarriada.


En estos 52 años desde la conclusión del Concilio se han hecho muchos pasos significativos, sin embargo hay que hacer mucho más para lograr una verdadera renovación.


Lo más importante que nos falta es crecer en la corresponsabilidad de los laicos. La iglesia por muchos siglos ha sido clerical, y esta característica es dura de morir. A los sacerdotes a veces les cuesta trabajar con los laicos y dejar esa actitud de factótum; y a los laicos les cuesta asumir su responsabilidad y comprometerse: prefieren estar al margen sin compromisos.


Un signo de que se está trabajando hacia una renovación de la parroquia es cuando la comunidad se hace garante de todas las vocaciones y ministerios: matrimonios bien llevados y comprometidos, vocaciones al sacerdocio, a la vida religiosa y misioneras.


El Concilio afirma que la iglesia ”es toda ella ministerial”. La parroquia debe poder ayudar a todos a descubrir su rol dentro de la comunidad.


A ti que estás leyendo esta nota, te pregunto:

- Estás convencido/a que tienes una tarea dentro de la iglesia?
- Alguna vez has pensado como podrías comprometerte en la parroquia?

En la iglesia no podemos continuar siendo solo espectadores.

 



Pentecostés es la fiesta de la iglesia
, porque nació y creció por impulso del Espíritu Santo que la llevó a abrirse al mundo, renunciando a los límites del pueblo de Israel.

Es la fiesta de toda comunidad cristiana que va edificándose y madurando paulatinamente por el compromiso de muchos, que descubriendo su vocación, van entregando generosamente su tiempo y su disponibilidad respondiendo a las necesidades de la comunidad.

San Pablo, en la primera Carta a los Corintios, al cap. 12, nos dice que el Espíritu da a cada uno dones para construir el Cuerpo de Jesús, que es la iglesia, de la cual Cristo es la cabeza.

Toda vocación necesita mucha oración, discernimiento, disponibilidad y generosidad.

En este Pentecostés te invitamos a orar y pedir al Espíritu Santo estos dones, para que te haga entender cual es el servicio que te pide el Señor dentro de la iglesia y de nuestra comunidad cristiana: matrimonio, sacerdote, religioso/a, misionero/a, o laico/a comprometidos.

ANÍMATE, SAL DE TI MISMO/A, Y NO TENGAS MIEDO DE TRABAJAR POR EL REINO.

 


- Tienes inquietudes vocacionales?

- Quieres descubrir tu vocación?

- Quieres ser acompañado en tu noviazgo?

- Quieres apoyar y orar por la causa de las vocaciones?

 

¡No temas! Haz parte de nuestro equipo de pastoral vocacional.

 

¡Te esperamos!

 

 


 

 

DIA DEL BUEN PASTOR

Felicitaciones al Sr. Obispo y a todos los Sacerdotes de nuestra Diócesis.
Gracias por su entrega y servicios.

ORACION


Oh Jesús, Buen Pastor,
Hoy vengo a pedirte

De una manera especial
Por los sacerdotes.
Y deseo recordar
con especial cariño y gratitud
a los sacerdotes de mi parroquia.
Recompensa su misión
Con abundantes bendiciones.
Y haz que todo lo que ellos siembren
Diariamente en nuestro corazón,,
Produzca abundantes frutos.
Amén. 

“La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los campos que envíe trabajadores para su cosecha” (Lc. 10, 2).


Inspirados en el magisterio del Papa Francisco la Pastoral Vocacional perfilará su horizonte. /// FOTO: https://www.cec.org.co/ 

 
Jesús nos invita a estar en una actitud constante de oración para que a su iglesia no le falten nunca trabajadores comprometidos y generosos para realizar con Él el Reino de Dios.

Es tarea de toda la comunidad cristiana parroquial garantizar esos trabajadores, porque es en la parroquia donde se pueden manifestar las distintas vocaciones de la iglesia: laicales, sacerdotales, religiosas y misioneras.

Si una comunidad parroquial no es capaz de expresar una cierta variedad de vocaciones, significa que todavía no ha llegado a su madurez en la fe.

Por este motivo es urgente conformar un equipo parroquial de pastoral vocacional con el fin de animar y sensibilizar a la comunidad para que se vuelva mediadora de vocaciones a servicio de la iglesia.

De este equipo, que será animado por el párroco o vicario parroquial, pueden hacer parte: matrimonios, religiosos/as, jóvenes (muchachos y muchachas) con inquietudes vocacionales o que quieran hacer un camino de discernimiento para su vida y toda persona que ame de corazón a la iglesia y está preocupado por su futuro.

Quien quiere dar este servicio , favor hablar con el P. Orlando Hoyos (párroco) o con el P. Claudio Brualdi (Vicario).

Mientras tanto, en la espera de conformar el equipo, los invitamos a la HORA SANTA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES el próximo viernes, 20 de abril, a las 5 p.m, con ocasión de la fiesta del Buen Pastor y jornada mundial de oración por todas las vocaciones (domingo 22 de abril).

 

ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

Oh Jesús,

que sientes compasión al ver la multitud

que está como oveja sin pastor,

suscita en nuestra iglesia y en nuestra comunidad cristiana,

una nueva primavera de vocaciones.

Te pedimos que nos envíes Sacerdotes según tu corazón,

que nos alimenten con el pan de la Palabra

y en la mesa de tu Cuerpo y de tu Sangre.

Consagrados, que, por su santidad,

sean testigos de tu Reino.

Misioneros valientes, que lleven tu mensaje consolador,

allá donde hay sufrimiento y desespero y donde todavía no te conocen.

Laicos, que, en medio de este mundo, sediento de amor y esperanza,

den testimonio de ti, con su vida y su palabra.

Buen Pastor, fortalece a los que ya elegiste.

Ayúdalos a crecer en amor y santidad,

para que respondan plenamente a su llamado,

y a todos, danos vivir la alegría del Evangelio.

María, Madre de todas las vocaciones, ruega por nosotros.

Amén.

You have no rights to post comments